Marketing Alimentario para PYMES de Alimentación y Bebidas.

Té – voy a contar

De vez en cuando acostumbro a tomar infusiones, ya bien sean naturales o de bolsita tradicional: té rojo, té negro, té verde o la típica manzanilla.

Pero hace un par de años coincidí durante mi estancia en el extranjero con una chica de Corea también aficionada al té, y gracias a ella descubrí un nuevo formato de té: el té en gelatina.

Té Coreano.

Resulta que este té en cuestión, viene en cápsulas y simplemente se ha de mezclar con agua caliente hasta su disolución.

No hay hierbas de por medio, ni bolsitas, ni teteras…

té-koreano

Me resultó muy curiosa la textura del té, como comentaba es tipo gelatina. Su sabor es a cítricos, ya que tiene trozos de naranja y limón naturales. Sí que es cierto que al tomarlo, no resulta igual que los tés a los que estoy acostumbrada, es algo más ligero y menos intenso de aromas. En definitiva, diferente.

Es lo que busco cuando pruebo cosas, que sean diferentes, que no me recuerden a nada y que por sí solas ya ocupen un puesto en mi mente. Que ejerzan un buen posicionamiento.

Y tal fue el caso, que de esto hace un par de años y aún conservo algunas cápsulas.

Manipula-té

Siempre me he preguntado cuando pido una infusión en algún establecimiento y me la ponen ya infusionando, quién habrá manipulado la bolsita.

Por lo general en la mayoría de bares las adquieren en cajas de 20 bolsitas, en las que vienen sin precinto, listas para coger y servir.

té-manipulan

No dudo de las medidas higiénico-sanitarias de cada establecimiento, pero el que tú y sólo tú manipules la bolsa de la infusión, para mí es cuanto menos, más higiénico.

Y eso es lo que se consigue con estas cajas de infusiones individuales que últimamente veo bastante:

té_marketingalimentario

Ya no sólo es la garantía de que tú lo manipulas durante todo el proceso hasta depositarlo en el agua para infusionar, es que el hecho de hacerlo es toda una experiencia, como si te comieras un huevo Kínder sorpresa: primero le quitas el papelito de fuera, luego lo abres y coges la sorpresa, en este caso la bolsa y luego lo depositas en el agua.

En definitiva, nuevas formas, nuevos envases, nuevas experiencias. Descubre probando.

Tecnóloga de alimentos especializada en marketing alimentario.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.