Marketing y Comunicación Agroalimentaria

Sobre gustos… no hay nada escrito.

Sobre gustos… no hay nada escrito.

 

Siguiendo con mi propósito de dar  forma a este “mi rincón”, o continuando con la metáfora de las manzanas, a este “mi manzano” ( click  aquí  para saber la historia completa de las manzanas), he decidido que voy a estrenar una nueva categoría en la que no voy a hablar ni de marketing ni de alimentos, hablaré de otras cosas que me gustan. Para no perder el ritmo alimentario, se llamará “Sobre gustos”.

(Si Lisa juega con su melocotonero, yo juego con mi manzano)

El gusto es mío.

Porque “Sobre gustos no hay nada escrito”, y como marketera he dicho, ahí hay una necesidad, a por ella. Y aquí estoy, escribiendo sobre gustos, los míos.

Si hay algo que siempre me ha gustado es caminar. Salir a pasear campo a través, ir a pasear a la playa, prescindir de autobús, coche, moto, bici, metro… Y simplemente caminar.

Me gusta ir a todos lados andando porque me permite hacer dos cosas: ejercicio y curiosear sobre el entorno.

Ir por la calle caminando, mirando a todos lados, cruzándote con gente, escuchando lo que dicen y observándolos, es algo que me gusta. (si te cruzas conmigo por la calle sí, siéntete observad@). Y ya no sólo es algo que me gusta sino que también me divierte.

Hasta tal punto que he creado sin quererlo mi propio juego: “el Pro” ( no, no es el de fútbol) y “el Sup” . Y es que vengo observando de un tiempo a esta parte que me entretiene  mirar los pies de la gente que va delante de mí por la calle y ver si son pronadores o supinadores.

Pronador es aquella persona que tiende a desgastar la parte exterior del talón, así como el interior de la parte delantera del pie antes que otras partes de la zapatilla.

Y supinadores son aquellos que desgastan en mayor medida la parte externa de la parte delantera del pie.

Sí….. mejor pongo una foto ilustrativa. Aquí la tienes:

Sobre Gustos

No puedo decir cifras sobre el porcentaje de población que se cruza en mi camino y  es pronador o supinador, pero si que hay un dato que me llama la atención: la gente apura sus zapatos al máximo.

Y tras este pequeño “estudio de mercado” a “pie de calle”  reivindico la labor de los zapateros. Un oficio que poco a poco se está perdiendo y al que todo pronador y supinador debería sacarle provecho. ( sus zapatos se lo agradecerán)

Por cierto, soy supinadora y me gusta caminar, a otros les gusta conducir , ¿ y a ti qué te gusta?

 

Imagen: Google.

Licenciada en Ciencia y Tecnología de Alimentos. Especializada en Marketing y Comunicación Agroalimentaria.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.