Marketing Alimentario para PYMES de Alimentación y Bebidas.

IFS Global Market

La semana pasada hacía referencia al conformismo por parte de la gran mayoría de Pymes alimentarias y como esto, las está haciendo prisioneras de sí mismas avocándolas a un futuro incierto de no tomar medidas.

Pues bien, independientemente de la apuesta por sus propias marcas y por la digitalización y comunicación de estas empresas, hay otras estrategias por las cuáles una Pyme alimentaria se puede diferenciar del resto: mediante la implantación de estándares de calidad.

Estándares de calidad: diferenciación

Lo cierto es que casi todas las empresas del sector, cuentan con un sistema APPCC y rara es la que tiene además alguna certificación internacional. Y es ahí donde entra en juego la diferenciación de unas y otras.

IFS Global Market_Diferenciación

“Si eres uno más, serás uno menos”

Y es que tener un APPCC ya no es suficiente para asegurar la seguridad alimentaria de los productos y procesos, más aún si la empresa tiene interés en trabajar con grandes cadenas de distribución tanto a nivel nacional como internacional.

La implantación de normas que cercioren la Seguridad Alimentaria de productos y procesos, es muy variada: FSCC 22000, BRC, IFS, entre otras, resultan demasiado tediosas en cuanto a la gestión de documentación, más cuando en este tipo de empresas apenas se cuenta con un departamento de Calidad o personal cualificado para su gestión.

IFS Global Market

Actualmente una de las normas más demandadas es IFS. El problema es que abarca determinados aspectos en cuanto a infraestructura y tamaño de las empresas que no la hace accesible a todas las Pymes interesadas en su certificación.

Pero como todo en esta vida ya hay una solución: IFS Global Market.

IFS Global Market es una primera toma de contacto para esas empresas interesadas en tener una certificación IFS. Es más flexible que IFS Food, precisamente porque está pensada para que pequeñas empresas también puedan certificarse y mejorar su competitividad en el mercado.

Su implantación se hace de manera gradual en un período de tiempo determinado, de tal manera que la empresa poco a poco se vaya familiarizando con ella, hasta el punto de llegar a alcanzar la IFS Food completa.

Para una Pyme alimentaria diferenciarse y ser más competitiva debe ser como llegar a la Luna, es cuestión de dar…

“Un pequeño paso para el hombre, pero un gran paso para la humanidad”

Tecnóloga de alimentos especializada en marketing alimentario.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.